Dinamarca, Suecia y Holanda llevan la lucha contra los contaminantes hormonales al Consejo Europeo. EcologistasEnAcción

endocrination

Las críticas sobre la legalidad de la propuesta de regulación de los contaminantes hormonales de la Comisión Europea, realizadas por estados miembros (Dinamarca, Suecia y Holanda), el Parlamento Europeo y organizaciones de diversos ámbitos obligan a la Comisión Europea a una revisión de su propuesta.

La Comisión se está viendo obligada a modificar aspectos fundamentales de la propuesta de definición de contaminantes hormonales en el contexto de los biocidas y los plaguicidas que presentó en junio de 2016 para ganar el apoyo de una mayoría de estados miembros y evitar el veto del Parlamento Europeo. Parece que la revisión estará lista a principios de noviembre.

Las consecuencias de esta regulación afectarán a la presencia de estos tóxicos en todo tipo de productos de uso habitual.

Los graves efectos colaterales de una regulación inadecuada de los disruptores hormonales

Una definición inadecuada de los contaminantes hormonales, como la que propone la Comisión Europea, afectará a más ámbitos de la salud y el medio ambiente de los que podría parecer en un principio.

En primer lugar, permitiría que continuasen en el entorno plaguicidas con capacidad de alterar el sistema hormonal, con efectos especialmente adversos en el desarrollo fetal e infantil. De no cambiar la propuesta, la exposición a estos tóxicos podría continuar a través de los 33 residuos de disruptores en alimentos españoles y multitud de insecticidas de uso en los hogares, como las lociones antipiojos .

Pero esta propuesta también afectará lateralmente a otras regulaciones, como la legislación del agua, la de cosméticos, juguetes o la regulación REACH. Por poner un ejemplo, la reciente regulación de materiales médicos se refiere a la regulación de biocidas para evitar los contaminantes hormonales en utensilios médicos (como vías respiratorias o gástricas, etc).

Es decir, si no se define ahora de forma correcta qué se entiende por disruptor hormonal para prohibir su presencia en sustancias biocidas, en el futuro será casi imposible evitar estos tóxicos en muchos productos de consumo habitual, desde botellas de plástico a empastes con bisfenol-A.

Dinamarca, Suecia y Holanda a la cabeza en la lucha contra los contaminantes hormonales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s