La contaminación china rompe los límites de medición

Time lapse de cómo llega una nube de contaminación a Pekín.

Esos seis segundos servirían de tráiler para cualquier superproducción de catástrofes: una inquietante nube negruzca se acerca hasta engullir los arrogantes rascacielos y el tráfico de una gran urbe. Ocurre en Pekín y es real. El norte de China ha recibido el 2017 tan castigado por la contaminación como despidió el 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s