El fracking puede matar al roble de Robin Hood.

Un proyecto amenaza con destruir el bosque de Sherwood mediante perforaciones para extraer gas.

 

Por: Lidia C. Bortolin
lbortolin@diariobae.com

En: diariobae.com

 

 

Un hombre fuera de la ley que defendía a los pobres y oprimidos.

Hace dos años, una encuesta determinó que el árbol más querido de Inglaterra es un roble de mil años de antigüedad, veintitrés toneladas de peso, dieciséis metros de altura y una historia sin igual. En efecto, según el folclore local, entre sus ramas se escondían Robin Hood y sus alegres secuaces al regreso de sus correrías. Y aunque alguien pueda dudar de la existencia del arquero, la presencia del roble y su popularidad bastan para justificar la distinción surgida del sondeo.

Sin embargo, este tronco secular ahora está en peligro y nada tiene que ver el sheriff de Nottingham: el rol del malvado recae en Ineos, una multinacional del sector químico que obtuvo la autorización para buscar gas en el bosque de Sherwood. Para ser más precisos, debajo del bosque, perforando el terreno en profundidad para extraer energía con el controvertido método del fracking, tal como se conoce la fracturación hidráulica.

Las sondas con las cuales la compañía pretende penetrar en el famoso espacio forestal plantean el riesgo de dañar la flora y la fauna locales, incluyendo el “Major Oak”, como se apodó al histórico roble del bandido gentilhombre que robaba a los ricos para dar a los pobres, según la leyenda y los innumerables libros, filmes y dibujos animados que de ella surgieron.

Tenaz oposición
La amenaza provoca las protestas de Amigos de la Tierra y otras asociaciones ambientalistas, que advierten que se opondrán a las perforaciones, si es necesario copiando los métodos de Robin Hook para defender el bosque de Sherwood.

Probablemente no se verán hombres en calzas con arcos y flechas trepados a las copas de los árboles, aunque formas de resistencia popular al proyecto, del tipo “toco y me voy”, podrían complicar los planes del gigante energético.

“Las pruebas para verificar si hay gas pasarán a cien metros del ‘Major Oak’”, afirmó Guy Shrubsole, un activista de Amigos de la Tierra. “No logro pensar en un mayor ícono de nuestro ser nacional. Haremos de todo para impedírselo. Es como si la gran industria no quisiera aprender de los errores del pasado”, reflexionó.

En efecto, el fracking en Gran Bretaña aún no comenzó, pero Ineos y otras compañías del sector obtuvieron del gobierno de Londres los permisos para ir en busca de shale gas, el gas de arcilla extraído de yacimientos no convencionales, aprisionado en la porosidad de la roca subterránea. Una tecnología que, como en otros sitios, también aquí desencadena fuertes polémicas.

Las pruebas exploratorias llevadas a cabo cerca de Blackpool en 2011 se consideran la causa de dos movimientos sísmicos posteriores registrados en la región. No obstante ello, operaciones análogas están a punto de comenzar en media docena de pozos entre Yorkshire y Lancashire, donde grupos de manifestantes ya instalaron carpas de protesta.

La locura y lo sagrado
Tom Pickering, director del proyecto de Ineos en el bosque de Sherwood, responde: “No se ha tomado ninguna decisión definitiva, pero potencialmente el Reino Unido posee una enorme reserva de gas bajo sus pies. Sería una locura no explotarla”. La compañía se comprometió a tener en cuenta “todos los riesgos ambientales” y a proteger el “Major Oak” de posibles daños. Los ecologistas, sin embargo, no le creen y no se conforman. “Occidente necesita energías limpias renovables, no nuevos pozos, perforadoras y gases nocivos que contribuyan a la contaminación del planeta”, comentó Shurbsole, el representante de Amigos de la Tierra. “¿Acaso ya no queda nada sagrado?”, se pregunta.

Naturalmente, Robin Hood no era un santo, pero de todos modos se convirtió en una suerte de divinidad popular para el mundo anglosajón, y no sólo por eso, erigiéndose como símbolo universal de justicia. Es posible que un personaje de ese tipo, tal vez con ese mismo nombre, arrasara el bosque de Sherwood u otros sitios en la Inglaterra del tardo Medioevo. Una batalla de 1420 describe las aventuras de un “Robyne Hude” que alrededor de 1283 tendía emboscadas a los terratenientes locales encabezando una banda que incluía a un tal “Lytil Jhon”. De allí vino todo lo demás, comprendido el inolvidable dibujo animado de Walt Disney. Robin Hood y Little John venían por el bosque, cantan los chicos de todo el mundo: tampoco ellos estarían contentos al descubrir que el gran roble donde iban a descansar los alegres compadres podría ser triturado por las perforadoras en busca de gas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s