Los olivos, viñas y naranjos se mueren en España

… la ‘Xylella fastidiosa’ se propaga, y acabará con… – http://wp.me/p2rgEd-czg


El lobbie sionista obligará a la UE en el 2019 a poner en cuarentena cualquier sospecha de plaga en poda, fumigación y quemado; y beneficiará la importación transgénicos GM de Israel.  «En un momento en que el comercio global se solapa con los desafíos del cambio climático, el surgimiento de las plagas vegetales, como el caso actual de la Xylella fastidiosa, debería y puede anticiparse», destacó el comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andruikaitis.

Además, introduce el concepto de ‘plagas prioritarias’, aquellas plagas cuarentenarias de la UE que pueden tener repercusiones más graves sobre la economía, el medio ambiente y la sociedad. Estas plagas estarán sujetas a medidas más estrictas sobre la agrimensura (arte de medir las tierras), planes de acción para su erradicación, planes de contingencia y ejercicios de simulación.

Forzarán a los gobiernos a gastarse miles de millones en fumigar. Para sorpresa que las fumigaciones serán como las vacunas, quien las prueba cae enfermo con las actuales y muere al tiempo.

La normativa europea del 2019 impedirá la venta y exportación de la producción agrícola española y mediterránea que acabará con el campo español. En dos años vamos a ver muchísimas plagas y enfermedades de las plantas. Evidentemente provocadas en laboratorios.

*eladiofernandez

Paremos el Glifosato

​En: WeMove.eu

Durante décadas se ha utilizado el glifosato, un pesticida tóxico, para rociar los campos donde crecía nuestra fruta, verdura y cereales. Es muy posible que también nuestros parques y barrios estén siendo rociados con esta sustancia, y casi todos los europeos examinados presentan este veneno tóxico en la orina [1]. Además, varios estudios apuntan a que probablemente sea cancerígeno [2].

WeMove.eu

Ahora que sabemos que los países de la UE se reunirán para debatir sobre si prohíben o no el glifosato, tenemos la oportunidad de retirarlo del mercado. Sin embargo, se trata del pesticida más usado en todo el mundo y Monsanto es uno de sus principales fabricantes, lo cual le genera millones al año. No es de extrañar que esté ejerciendo una intensa presión para que siga comercializándose.

Pero ayer lanzamos nuestra propia ofensiva: la Iniciativa Ciudadana Europea. Se trata del instrumento más poderoso que tenemos como europeos para dirigirnos a la Comisión Europea. Si reunimos 1.000.000 de firmas, la Comisión estará obligada legalmente a escuchar nuestras demandas. Si no logramos el millón de firmas, la petición caerá en saco roto. Necesitamos todas las firmas antes de que acabe el verano, momento en el que empezarán las reuniones más importantes. Esto significa que necesitamos recoger más de 5.800 firmas cada día. ¡Empieza la cuenta atrás!

Añade tu nombre a la Iniciativa Ciudadana Europea

El año pasado, la Comisión Europea tenía previsto renovar la licencia del glifosato por 15 años. Sin embargo, gracias a la enorme presión ejercida por cientos de miles de europeos (¡incluida la comunidad de Movemos Europa!), la Comisión sólo pudo aprobar, como medida temporal, la extensión de la licencia por 18 meses. ¡Estamos en la recta final!

Si lo logramos, estaremos salvaguardando nuestra salud y la de generaciones futuras. Y no solo eso. Además, podríamos dar pie a un cambio revolucionario en la agricultura, con consecuencias muy positivas para nuestro planeta. Sin embargo, Monsanto, Syngenta y Bayer ganan millones con el modelo actual de agricultura basado en pesticidas tóxicos, transgénicos y desiertos verdes. Sabemos que están haciendo todo lo que está en sus manos para proteger sus intereses.

Esta no es una petición al uso: nos hemos asociado con una gran coalición europea para lanzar la iniciativa y lograr el número de firmas necesario [3]. Necesitamos el millón de firmas antes de que acabe el verano para que la Comisión nos tenga en cuenta en su decisión. Esto significa que todas y cada una de las personas de la comunidad de Movemos Europa debemos involucrarnos si queremos deshacernos de este veneno. Hoy empieza nuestra campaña. ¿Te gustaría ser parte de esta ambiciosa iniciativa?

Apoya la Iniciativa Ciudadana Europea para prohibir el glifosato en Europa

Con tu firma, visibilizaremos la oposición pública contra el glifosato y mantendremos la presión para que los países de la UE voten en contra de la renovación de la licencia este año.

¡Gracias!

Virginia, María y todo el equipo de Movemos Europa.

Paremos el CETA

Este es un momento crucial para bloquear el CETA, el peligroso y antidemocrático tratado comercial entre Canadá y la Unión Europea.Los eurodiputados votarán el miércoles, y algunos de los españoles serán decisivos en dicha votación. Esta es la última ocasión en la que una institución de la Unión Europea podrá parar el proceso: si el Parlamento Europeo da luz verde al CETA, la UE habrá dicho “sí” a esta amenaza.

En: WeMove.com

La votación será reñida. Diversas comisiones parlamentarias han emitido sus opiniones en la antesala del voto. Por ejemplo, la Comisión de Medio Ambiente y Salud Pública ha recomendado a los eurodiputados que voten “sí”, mientras que la Comisión de Empleo recomienda votar “no”. Muchos eurodiputados siguen indecisos: se dan cuenta del clamor popular en contra del CETA, pero se sienten atados de pies y manos ante la disciplina de partido y los grupos de presión.

Esta es nuestra última oportunidad para recordarles que su deber es representarnos a nosotros, a la ciudadanía europea, y que los ciudadanos consideran que este tratado es tóxico. La comunidad de Movemos Europa en España presionará a los eurodiputados españoles indecisos. Después del miércoles, la UE ya no podrá decidir si acepta o rechaza el CETA. ¡Aprovechemos esta última oportunidad!

Firma para decirle a los eurodiputados que sus votantes quieren que voten en contra del CETA.

El CETA es un extenso tratado comercial que concedería a las multinacionales el poder para anular nuestras leyes a su antojo [1, 2]. Si el Parlamento Europeo diera luz verde al CETA, un sinfín de cosas, desde la protección al medio ambiente hasta las leyes que regulan la seguridad de los consumidores, se verían amenazadas. El CETA podría hacer desaparecer las denominaciones de origen que protegen nuestra economía y nuestros productos tradicionales, como el jamón y aceite españoles.

Nuestra comunidad ha estado presente en cada etapa de la lucha contra el CETA los últimos meses. Actuamos unidos cuando parecía que Austria, y más tarde la región belga de Valonia, bloquearían el tratado. Ahora tenemos una última oportunidad para pararlo.  Esta es la última vez que podremos decirle a la UE que anteponga los intereses de la ciudadanía a los de las multinacionales. La Comisión y el Consejo ya lo han aprobado, pero el Parlamento Europeo todavía puede tomar cartas en el asunto.

En Francia, ante la enorme presión pública, uno de los partidos más importantes, los Socialistas, ha decidido votar en bloque en contra del CETA. Si la acción colectiva ha funcionado en nuestro país vecino, hay esperanza de que funcione aquí también. Le transmitiremos tu mensaje a los eurodiputados indecisos que podrían hacer decantar la balanza en contra del CETA. ¡Nuestra acción puede cambiar las cosas!

Firma para decirles a los eurodiputados indecisos que sus votantes quieren que voten en contra del CETA.

Con esperanza,

Virginia, María y todo el equipo de Movemos Europa