Blindar a las multinacionales

La Comisión Europea empieza el nuevo año político con algunas novedades, pero con la intención de mantener los mecanismos que blindan a las multinacionales. En: publico.es

¿En el 2018, de qué lado debe estar el poder?

¿Del de la ciudadanía o del de los ejecutivos de las grandes multinacionales?

A día de hoy, si un tribunal privado dictamina que la acción de un gobierno ha afectado los beneficios previstos de una multinacional, ésta puede exigir miles de millones de euros en ‘compensación’ – que pagamos los contribuyentes. Ante estos tribunales, los gobiernos se lo pensarán dos veces antes de aprobar leyes que protejan el medio ambiente o nuestros derechos.

Este sistema antidemocrático podría verse impulsado próximamente: a principios del 2018, los países de la UE decidirán si dan luz verde a la Comisión Europea para que lo amplíe.

Basta con que algunos países se manifiesten en contra para parar esto. Desde Movemos Europa hemos planificado una serie de acciones para demostrar a los dirigentes de Alemania, Francia, Italia y España la oposición de la ciudadanía a dicho sistema. Nuestra comunidad está presente en toda Europa, pero nuestra fuerza se concentra precisamente en estos cuatro países. Movimientos como el nuestro ya han acabado con injustos tratados de comercio como el TTIP.

¡Esta batalla la podemos ganar!.

La comunidad corporativa internacional sigue dando más malas noticias que buenas.

Un día antes de la cumbre, la organización ecologista alemana Urgenwald, apoyada por otras ONG, publicó el informe Inversores Contra París, que analiza cómo las finanzas internacionales continúan invirtiendo en carbón, el combustible fósil más contaminante. Entre los que más dinero ponen está el fondo de inversión BlackRock, que sin embargo esta semana pidió a las compañías en las que participa que sean transparentes con los riesgos climáticos de sus inversiones.

En: la marea.com

#GREENPEACE: ¡ACCIÓN! Pancarta gigante de 1.500 m² para denunciar la mala gestión del agua

Por: Greenpeace.org8 de la mañana. Embalse de Barrios de Luna (León). Sopla un viento gélido. 20 activistas de Greenpeace llegan al puente y los escaladores empiezan a descolgarse. Tres horas más tarde, la pancarta más grande jamás desplegada por Greenpeace en España cuelga sobre lo que debían ser más de 300 millones de metros cúbicos de agua. Han necesitado más de un kilómetro y medio de cuerdas y 50 anclajes para sujetar los 120 kilos de pancarta.España es el país con más embalses per cápita del mundo, con cerca de 1.300, pero actualmente las reservas de agua apenas alcanzan un 37% (un 4% en el embalse en el que hoy estamos), un claro ejemplo de la mala gestión que se ha hecho de nuestros recursos hídricos.

Y es que el objetivo de esta acción es denunciar que la mala gestión del agua y el despilfarro también son culpables de la sequía, no solo la falta de lluvia. Desde Greenpeace exigimos medidas urgentes para prevenir y mitigar los efectos de la sequía, en lugar de ejecutar grandes obras hidráulicas.

España se seca❗️

La falta de agua, además de graves impactos medioambientales, también provoca inmensas pérdidas económicas, problemas sociales y riesgos sanitarios, como los niveles de contaminación atmosférica que ya superan el límite saludable para respirar en ciudades como Madrid. Pero no es solo falta de lluvias: la mala gestión y el despilfarro también son culpables de la sequía. ¡Ayúdanos a exigir medidas urgentes!

El #CETAnoAlimenta

#CETAnoAlimenta

Luchas Campesinas 2017

#CETAnoAlimenta

El CETA destruye la agricultura campesina y abre las puertas a la industria agroalimentaria y a la carne hormonada; favorece a las grandes corporaciones frente al campesinado; trae más ingeniería genética a Europa.

¿Os gusta comer rico?, con el CETA me intoxico.

¿Os gusta comer sano?, el CETA es muy marrano.

¿Nutrición apetecible?, con el CETA es imposible.

¿El salmón transgénico?, poco higiénico.

¿De carne hormonada?, nada, nada, nada.

por: No al TTIP


El miércoles 19 a las 19:30h en el Centro Cultural “Casino de la Reina” – Madrid, mesa redonda:

“Derechos Humanos, Agronegocio y Tratados Comeciales” con

Rose Meire – Asociación Cultural Brasileña Maloka

Blanca Ruibal – Amigos de la Tierra

Andoni García – COAG

Tom Kucharz – Ecologistas en Acción

Organiza: Campaña No al TTIP, CETA, Tisa #StopCETA

Plano situación “Centro Cultural Casino la Reina – Madrid”

El ISDS en una peligrosa encrucijada

Por:


El ISDS en una peligrosa encrucijada
Posición de la red S2B sobre la propuesta de la Comisión Europea relativa a un mecanismo multilateral para la solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS).

Descarga el documento en noalttip.org


 

Los españoles están claramente insatisfechos con la salud democrática tanto dentro de nuestras fronteras como en la Unión Europea.

La democracia no levanta cabeza: los españoles la suspenden en España y en Europa.

Unión Europea

Unión Europea (Foto: Pixabay)

Claves del sondeo ‘Eurobarómetro Standard’ de la Comisión sobre inmigración, el TTIP y otros asuntos

Los españoles están claramente insatisfechos con la salud democrática tanto dentro de nuestras fronteras como en la Unión Europea. En contraste, nuestros vecinos sólo expresan su desencanto sobre lo que sucede en el seno del club europeo. Estos y otros datos son los que se desprenden del último sondeo ‘Eurobarómetro Standard otoño 2016’ encargado por la Comisión Europea.

La representación de la Comisión Europea en España ha presentado este lunes los resultados para España del «Eurobarómetro Standard (otoño 2016)». Un sondeo, financiado por la Comisión Europea, que se realiza de forma bianual en todos los Estados Miembros de la UE para evaluar el grado de satisfacción y conocimiento de los ciudadanos sobre la UE y sobre su situación socio-económica.

En este estudio, los españoles se muestran bastante insatisfechos con cómo funciona la democracia tanto en nuestro país como en Europa: sólo el 39% y el 40%, respectivamente, se declaran satisfecho frente al 60% y el 52% que no lo están.

Respecto a los europeos, nos encontramos con que algo más de la mitad están satisfechos con el funcionamiento de la democracia en sus propios países (53%), mientras que el grado de satisfacción con el funcionamiento de la democracia en la Unión nos muestra el mismo porcentaje de ciudadanos con percepciones favorables como desfavorables (45%).

Este relativo nivel de insatisfacción se mantiene constante respecto de la medición realizada en otoño de 2015, en que la misma cifra de españoles (60%) se mostraba insatisfecho con la forma en que funcionaba la democracia en España, y el 52% respecto a su funcionamiento a nivel de la Unión Europea. Considerando el conjunto de los ciudadanos europeos, en ambos casos el 45% se mostraba insatisfecho, aunque también eran mayoría (52%) quienes estaban satisfechos con el funcionamiento de la democracia en sus respectivos países.

Inmigración y otros asuntos

El citado sondeo también revela que los españoles son más tolerantes frente a la inmigración que sus conciudadanos europeos.

La inmigración, segundo tema en importancia a nivel europeo es mencionada por uno de cada cuatro europeos (26%) y, sin embargo, es un asunto menor entre las preocupaciones de los españoles (8%).

Además, los españoles se muestran más tolerantes con la inmigración que en el conjunto de los países de la Unión Europea: 8 de cada 10 españoles (82%) apoyan una política europea común sobre migración (el 69% a nivel europeo) y también una gran mayoría (84%) afirma que nuestro país debería ayudar a los refugiados (66% si consideramos a los europeos en conjunto).

En cuanto a otros asuntos, el sondeo revela un apoyo mayoritario -el 84% de apoyo en España frente al 73% de media europea- a una política energética común; el nivel de apoyo a la moneda única se mantiene por encima del 50% pese a las fluctuaciones vistas en el pasado, y el polémico Tratado de Libre Comercio con EEUU, el TTIP, refleja un apoyo en España del 64%, por encima de la media europea situada en el 53%.

Seguimos recogiendo firmas contra el glifosato

Libres de contaminantes hormonales, el blog de Ecologistas en Acción sobre sustancias que alteran el sistema endocrino

En: libresdecontaminanteshormonaleswordpress.com 


Ecologistas en Acción sigue colaborando con la campaña de recogida de firmas contra el glifosato.

Con tu firma conseguirás:
1.- La reforma del procedimiento de aprobación de pesticidas, asegurando que su evaluación se base únicamente en estudios científicos publicados y encargados por las autoridades competentes.

2.- La creación de objetivos obligatorios de reducción del uso de pesticidas. Todos los plaguicidas son en mayor o menor medida tóxicos aunque sus efectos se puedan notar a largo plazo o en generaciones futuras, como en el caso de los plaguicidas disruptores endocrinos. Para conseguir un futuro libre de plaguicidas es necesario fijar una reducción estudiada y con objetivos concretos.

Puedes firmar aquí.

logo-stopglifosato-alargado-www

20 años predicando en el desierto y de repente, Samanta Villar pone contra las cuerdas al aceite de palma.

Samanta Villar pone contra las cuerdas al asesino aceite de palma

No hay mal que por bien no venga.

En: 20minutos.es
  • Llevamos 20 años denunciando el disparate del consumo generalizado, global, terrorífico del aceite de palma, malo para la salud y una tragedia para el medio ambiente.
  • 20 años denunciando el peligro de alimentarnos a base de unas grasas saturadas que, como explica maravillosamente bien mi compañera bloguera Boticaria García, su consumo en exceso se asocia a la aparición de graves enfermedades y al aumento del colesterol malo o LDL.
  • 20 años denunciando la deforestación de cientos de miles de hectáreas de intocables selvas tropicales de Asia, África y América, la extinción de seguramente también cientos de especies de animales y plantas únicos en el planeta, el aniquilamiento de seres tan maravillosas (y evolutivamente cercanos) como los orangutanes, la contaminación con pesticidas, incendios gigantescos, apertura de carreteras, desecación de turberas.
  • 20 años denunciando la explotación infantil, los sueldos miserables, la violación de derechos humanos, las condiciones de trabajo tercermundistas a las que se ven sometidos los operarios más básicos de esta innoble agricultura industrial que, cual Godzilla destructor, se lleva por delante ecosistemas y culturas enteras.
  • 20 años denunciando las mentiras de una industria alimentaria, hostelera, farmacéutica, cosmética empeñada en mejorar sus magros beneficios empresariales a costa de colarnos sin avisar esa maldita grasa asesina; obligándonos a perder tiempo y vista en investigar cual policías de la Científica las etiquetas de todo lo que compramos tratando de elegir algo que no lleve aceite de palma o cualquiera de sus muchos derivados.

20 años predicando en el desierto y de repente un breve texto de 140 caracteres acaba de lograr lo inimaginable. Poner contra las cuerdas a la asesina grasa de palma en España.

Incluyo aquí el tuit salvador publicado por la periodista Samanta Villar el pasado 17 de febrero, en inteligente respuesta a un provocador tuit de la empresa de alimentación infantil Hero donde se cuestionaba su idoneidad como madre:

El tema se hizo viral en segundos. ¿Grasa de palma en la leche infantil y las papillas? ¿Qué les estamos dando de comer a nuestros hijos?

Pues sí amigos. Nos meten grasa de palma hasta en la sopa, especialmente en las sopas de sobre, toda la bollería industrial, los pasteles y helados, las pizzas, las fritangas de bares y restaurantes, las galletas, los tortellini, canelones y lasañas, salsas, nachos y burritos, latas de conserva, el concentrado de carne añadido a los mil y un platos de los comedores, las patatas fritas, palitos de pescado, rebozados varios, chocolates de todo tipo y condición incluidas las nocillas y nutellas, los caramelos, donuts, ferreros y hasta los cereales del desayuno. Pero también las velas perfumadas, la pasta de dientes, la crema de noche, el jabón de tocador, el champú, las pinturas, los detergentes o el betún de los zapatos. Y muchas de las medicinas, pomadas y cremas que compramos en la farmacia con receta médica cuál bálsamos de Fierabrás.

El monstruo de los mil nombres

Pues sí amigos. Todo es grasa de palma, ese producto omnipresente e invisible. La grasa más utilizada y barata del mundo, transmutada en infinidad de nombres para dificultar nuestras pesquisas como consumidores concienciados.

¿Te parezco un exagerado? Según la web Carro de combate, la grasa de palma utiliza toda esta larga serie de nombres de guerra para engañarnos con el etiquetado:

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste
  • Sodium Palmitate
  • Estearina de palma (Palm stearin)
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma
  • Elaeis guineensis (nombre científico de la palma aceitera)

¿Te sigo pareciendo un exagerado?

No hablemos de los efectos perniciosos para la salud, que para eso ya tenemos a expertos como Boticaria García o Juan Revenga. No voy a entrar en si es cancerígeno o una bomba de colesterol. Hablemos de medio ambiente.

Le pregunto directamente a Miguel Ángel Soto, responsable de bosques en Greenpeace España. ¿Tan nocivo es el cultivo de palma aceitera para el medio ambiente? “Sin duda”, ratifica. Y me pone el ejemplo de Indonesia, su principal productor mundial y por lo mismo el país con la mayor tasa de deforestación del planeta.

Además, remarca Soto, Indonesia está en el ránking de las naciones que más gases de efecto invernadero emiten. Pero también me advierte de que esta destrucción se ha globalizado.

“El problema se ha generalizado a todos los países tropicales de Asia, África y América del Sur, de tal manera que ya no podemos hablar de unas pocas empresas multinacionales en unas zonas concretas; es un grave problema global que va a más, pues cada vez consumimos más estas grasas en todo el planeta”.

Destrucción de selvas y estómagos

Me lo confirma vía WhatsApp mi querido amigo Juanjo Ramos, de Birding Canarias, quien lleva más de un mes recorriendo las islas de Java y Borneo.

 

Cambio de tercio y le pregunto a Jose, un amigo pastelero de Burgos, ecologista para más señas. ¿Por qué se usa tanto en pastelería la grasa de palma? “Es la mejor y la más barata”, justifica. “Con las masas y hojaldres consigues que aguanten crujientes aunque haga mucho calor.

La alternativa sería utilizar mantequilla o mantecas animales, pero la primera opción es muy cara y la segunda tiene muy mala fama”.

Decido amargarle la mañana mostrándole en el móvil la campaña de Greenpeace para tratar que Nestlé deje de usar grasas de palma en sus chocolates.

Me paso luego por el bar de Manolo [nombre figurado], famoso por sus dominicales tapas de rabas:

—¿Qué aceite usas en la freidora?

—”El de cocina”,— responde rápido.

—Ya, pero ¿qué aceite usas en concreto, girasol, soja?

No tiene ni idea. Me saca la lata, adornada con una etiqueta donde se ve a un sonriente cocinero. Leemos juntos la descripción del producto:

“Aceite de alto rendimiento para freir 100% vegetal. No produce humo, no mezcla sabores y crea fritos crujientes. Ingredientes: aceite y grasa de palma”.

Tenemos que reconocerlo. En esto de alimentación saludable hemos metido la pata hasta los corvejones. Abandonamos las mantecas de cerdo por ser grasas saturadas. Nos lanzamos al “grasas vegetales 100%” y ahí nos la colaron. Gracias al Reglamento Europeo 1169/2011 Sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, ahora hay que especificar qué tipo de grasas vegetales son esas, si aceite de oliva, girasol, maíz, colza, palma o mezclas varias, pero les da lo mismo. Seguimos consumiendo sin saberlo toneladas de indigestas grasas de sangre.

Un aceite insostenible

Por suerte estamos cambiando. La palma empieza a ser la bicha que nadie quiere. Las empresas de alimentación y hasta algunos restaurantes comienzan a sacar pecho anunciando su renuncia a estas grasas malvadas. Gobiernos como Indonesia están empezando a poner trabas a la destrucción de sus bosques y turberas. Y las certificaciones de sostenibilidad han dejado de ser un carnet tipo socio club de fútbol como el de la poco creíble RSPO (Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible), donde te apuntas, te dan el sello y sigues haciendo lo que más te gusta, destruir selvas.

El último ladrillazo en la cabeza se lo han llevado estas empresas donde más les duele, en el bolsillo. Porque hasta para destruir el planeta hace falta la financiación de los bancos. Algunos tan importantes como el BSCH han empezado a cerrarles el grifo, presionados por las críticas de sus clientes.

Así que, volviendo al principio de este post, gracias Samanta Villar por dar visibilidad al asesino grasiento de seres humanos y planeta. Y gracias por supuesto a Hero Alimentación por querer morir matando defendiendo lo indefendible. Nunca 140 caracteres consiguieron tanto.

Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé las empresas que más contaminan al planeta

Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé las empresas que más contaminan al planeta
ecoportal.net

Los diez grandes gigantes de la industria alimentaria emiten juntos una cantidad de gases de efecto invernadero mayor que la mayoría de países del mundo, según denunció este lunes la organización Oxfam en un informe en el que pide a estas empresas un mayor compromiso para reducir su impacto ambiental.

La organización asegura que las emisiones combinadas de Associated British Foods, Coca-Cola, Danone, General Mills, Kellogg, Mars, Mondelez International, Nestlé, PespiCo y Unilever totalizan 263,7 millones anuales de toneladas de gases causantes del efecto invernadero, cifra equivalente a las del vigésimo quinto Estado más contaminante del mundo y superan a las de Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos.

Negligencia ante las emisiones agrícolas

Juntas, las “10 Grandes” emiten 263,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero; más que Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos. Las emisiones derivadas de sus actividades ascienden a 29,8 millones de toneladas. Del total de las emisiones, aproximadamente la mitad proceden de la producción de materiales agrícolas en sus cadenas de suministro. No obstante, los objetivos de reducción fijados por las empresas no incluyen estas emisiones. Así, Oxfam considera que las empresas están siendo especialmente negligentes en relación a las emisiones agrícolas.
El cambio climático contribuye a alterar los patrones meteorológicos, así como al incremento de las tormentas, las inundaciones y las sequías. Esto afecta negativamente a las reservas de alimentos, provocando un aumento de sus precios y generando más hambre y pobreza. Especialistas en la materia predicen que para el año 2050, 50 millones de personas más padecerán hambre a causa del cambio climático.

El cambio climático y su relación con el aumento del precio de los alimentos

Algunas de las “10 Grandes” ya han admitido que el cambio climático les está perjudicando económicamente. Unilever ha señalado que pierde 415 millones de dólares anualmente, mientras General Mills ha afirmado que, sólo durante el primer trimestre de este año fiscal 2014, ha perdido 62 días de producción debido al empeoramiento de las condiciones climáticas extremas como consecuencia del cambio climático. Oxfam prevé que el precio de algunos de los principales productos de estas empresas, como Corn Flakes de Kellogg’s o Kix de General Mills, podrían dispararse hasta un 44% en los próximos 15 años debido a este fenómeno.
Oxfam señala que el sistema alimentario es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales y que éstas aumentan a medida que la demanda de alimentos incrementa. Especialistas apuntan a que si el mundo pretende evitar superar el umbral de calentamiento “de seguridad” de 2ºC, para el año 2050 las emisiones derivadas de las actividades agrícola y forestal deben reducirse a 0 y, de hecho, convertirse en un “sumidero de carbono” para así eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera. Sin embargo, la tendencia general es la contraria.
“Muchos de los gigantes del sector de la alimentación y las bebidas simplemente cruzan los dedos esperando que el cambio climático no afecte al sistema alimentario y a que otros lo arreglen. Las ’10 Grandes’ generan más de mil millones de dólares cada día y tienen un gran poder para influenciar las cadenas agroalimentarias  globales. La industria debe hacer mucho más para conseguir erradicar el hambre en el mundo a la vez que transforman sus métodos de producción”, subraya la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima.
Unilever, Coca-Cola y Nestlé son relativamente más asertivas en sus políticas y medidas para luchar contra el cambio climático, aunque aún tienen mucho que mejorar.
Oxfam señala a Kellogg’s y General Mills como las dos peores empresas en materia de cambio climático y emplaza a que lideren al sector hacia unas políticas y prácticas más responsables. Oxfam sugiere que podrían hacer públicos los datos acerca de sus emisiones agrícolas y los nombres de sus proveedores más contaminantes, establecer objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro y hacer un llamamiento a empresas y Gobiernos a hacer frente a la crisis climática.
La investigación de Oxfam concluye que:

  • Todas las “10 Grandes” reconocen la necesidad de reducir las emisiones agrícolas indirectas en sus cadenas de suministro y siete de ellas miden y publican sus emisiones anualmente a través del proyecto Carbon Disclosure Project (excepto Kellogg’s, General Mills y Associated British Foods);
  • Sólo Unilever y Coca-Cola han fijado objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro, pero ninguna de las diez se ha comprometido claramente a reducir sus emisiones agrícolas conforme a objetivos específicos.
  • Ninguna de las “10 Grandes” obliga a sus proveedores a establecer objetivos de reducción de emisiones.
  • Las diez principales empresas de alimentación y bebidas han establecido objetivos para reducir las emisiones derivadas de sus actividades, pero a menudo estos objetivos carecen de base científica y no reflejan la contribución real de estas empresas al problema.
  • Varias de estas diez empresas se han comprometido a acabar con la deforestación en sus cadenas de suministro de aceite de palma en un plazo de tiempo muy ambicioso, pero sólo Mars y Nestlé han ampliado estas medidas a otras materias primas que también provocan deforestación y el cambio del uso del suelo.
  • Una empresa indonesia que vende aceite de palma a Cargill, proveedor de Kellogg’s, General Mills y otros gigantes de la industria agroalimentaria, está presuntamente involucrada en una quema de terrenos forestales para producir aceite de palma que originó un importante incendio que, por sí sólo, provocó la emisión de tantos gases de efecto invernadero como los que emiten 10,3 millones de coches en un año.
  • A excepción de Unilever, Coca-Cola y Mars, los gigantes de la industria de alimentación y bebidas no están tomando medidas suficientes para urgir públicamente a Gobiernos y empresas que hagan más para luchar contra el cambio climático como, por ejemplo, oponerse a posturas perjudiciales o incorrectas que las asociaciones que les representan asumen.

“La industria agroalimentaria tiene el imperativo moral y la responsabilidad empresarial de incrementar de manera significativa sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático”, afirma Byanyima. “Las ’10 Grandes’ no están utilizando todo su poder de forma responsable y sufrirán las consecuencias. Kellogg’s y General Mills, en especial, no están asumiendo sus responsabilidades. Estas empresas debería liderar la lucha para evitar que, como consecuencia del cambio climático, más personas sean víctimas del hambre. Es hora de que dejen de estar de brazos cruzados.

Información complementaria

PepsiCo Reino Unido se ha comprometido a reducir las emisiones procedentes de sus cadenas de suministro agrícolas en un 50% en cinco años. Si las “10 Grandes” replicasen esta medida, para el año 2020 emitirían, aproximadamente, 80 millones de toneladas menos de las que emitirán si no modifican sus políticas.

Ecoportal.net

Información: EFE y Oxfam