“El ISDS en una peligrosa encrucijada”.

La Red Europea “Seattle a Bruselas“, de la que forma parte Ecologistas en Acción, ha comenzado a trabajar y dar seguimiento a esta preocupante ofensiva de la Comisión Europea.

Como parte de este trabajo hemos preparado un documento de posición, http://www.s2bnetwork.org/ .

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguimos recogiendo firmas contra el glifosato

Libres de contaminantes hormonales, el blog de Ecologistas en Acción sobre sustancias que alteran el sistema endocrino

En: libresdecontaminanteshormonaleswordpress.com 


Ecologistas en Acción sigue colaborando con la campaña de recogida de firmas contra el glifosato.

Con tu firma conseguirás:
1.- La reforma del procedimiento de aprobación de pesticidas, asegurando que su evaluación se base únicamente en estudios científicos publicados y encargados por las autoridades competentes.

2.- La creación de objetivos obligatorios de reducción del uso de pesticidas. Todos los plaguicidas son en mayor o menor medida tóxicos aunque sus efectos se puedan notar a largo plazo o en generaciones futuras, como en el caso de los plaguicidas disruptores endocrinos. Para conseguir un futuro libre de plaguicidas es necesario fijar una reducción estudiada y con objetivos concretos.

Puedes firmar aquí.

logo-stopglifosato-alargado-www

Uno de los nuevos contratos para fracking, afectaría los municipios de Aguachica, Gamarra, Rio de Oro y San Martín en el Cesar.

En San Martín denuncian llegada de nuevos proyectos con Fracking.

Las comunidades de San Martín siguen en su pie de lucha contra el fracking en Colombia. Foto. Referencia. En: elpilon.com

El tema del fracking (fracturamiento hidráulico) parece ser un capítulo de nunca acabar. Una nueva denuncia surgió de parte de los defensores del agua en el municipio de San Martín, sur del Cesar, que revelaron que el Gobierno Nacional prepara dos nuevos proyectos para trabajar con esta técnica.

Aseguran que a los siete contratos ya firmados en Colombia para exploración y explotación de yacimientos no convencionales que comprenden alrededor de 70 municipios en siete departamentos del país, y cuyos procesos más avanzados son los que realizan las empresas Parex Resources en el bloque VMM-9 en Cimitarra, Santander, y Conocophillips y Canacol Energy en el bloque VMM-3 en San Martín, Cesar y municipios vecinos, se le suman dos nuevos proyectos que se adelantan en la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

La denuncia la realiza la Corporación Defensora del Agua, Territorio y Ecosistemas (Cordatec), que ha venido resistiendo y oponiéndose a la llegada del fracking en San Martín. Se trata de dos bloques que se encuentran en trámite para la firma de contrato adicional de exploración y producción de yacimientos no convencionales usando el fracturamiento hidráulico.

El primero de ellos es en el bloque Cerrero, que comprende los municipios de Cabuyaro y Barranca de Upía en el Meta, y Paratebueno en Cundinamarca. El segundo, el bloque VMM-2 de Conocophillips y Canacol Energy, que afectará los municipios de Aguachica, Gamarra, Rio de Oro y San Martín en el Cesar, y Puerto Wilches en Santander, del cual se puede decir es la segunda fase del proyecto VMM-3 que ya se viene implementando en su etapa de exploración.

Los denunciantes aseguran que en el trámite de estos nuevos contratos, el Gobierno Nacional hace caso omiso a las advertencias de la Contraloría Delegada para Minas y Energía, la cual recomienda abstenerse de suscribir convenios para este tipo de explotación, que llevaría a alteraciones negativas en el medio ambiente.

“Estos nuevos contratos en cuyos casos las comunidades tampoco han sido consultadas sobre la realización o no de dichos proyectos tal y como lo contempla la sentencia T-445/16 de la Corte Constitucional, son además una muestra del irrespeto del Gobierno Nacional hacia las instituciones, los entes de control y las mismas comunidades, y una advertencia de nuevos conflictos sociales como los que desde hace ya casi un año se presentan en San Martín, que han llevado a que se presenten amenazas, intimidaciones, agresiones del Esmad y violaciones a los Derechos Humanos en contra de los líderes ambientales que defendemos el agua, el territorio y los ecosistemas”, expresó Carlos Andrés Santiago, miembro de Cordatec.

Uno de los nuevos contratos para fracking, afectaría los municipios de Aguachica, Gamarra, Rio de Oro y San Martín en el Cesar.

Andreina Bandera / http://elpilon.com.co/san-martin-denuncian-llegada-nuevos-proyectos-fracking/
Andreina.bandera@elpilon.com.co

TTIP y CETA defendamos la democracia.

La comunidad de Movemos Europa ha estado muy ocupada últimamente haciendo frente a la avaricia de los especuladores financieros y a antidemocráticos acuerdos comerciales. Aquí te dejamos dos historias que ilustran estas luchas. ¡Esperamos que te gusten!

CETA: próximos pasos.

En: wemove.eu

Los eurodiputados llegaron a Estrasburgo la semana pasada para participar en una de las votaciones más importantes a las que se han tenido que enfrentar: la ratificación del antidemocrático acuerdo comercial con Canadá, el CETA. Pero al llegar se encontraron con una sorpresa… ¡nosotros!

Ahí estábamos, junto con otros cientos de europeos, para trasladarles nuestro mensaje: ¡votad no al CETA! Y para pedirles que antepusieran nuestros intereses a los de las multinacionales.

Pero la mayoría de eurodiputados decidió apoyar a las multinacionales en vez de a sus votantes, y el Parlamento Europeo votó a favor del CETA. Esto significa que, hasta el momento, nuestros esfuerzos para parar el CETA han fracasado. Pero ¡que no cunda el pánico! Todavía nos quedan algunos ases en la manga.

Ahora, el CETA debe ser aprobado por cada país de la UE y numerosos parlamentos regionales. Esto significa que si un solo país dice “no”, el CETA desaparece. Es el momento de unirnos de nuevo para planificar nuestros próximos pasos.

Hemos recorrido un largo camino desde que nos dimos cuenta de los peligros del CETA. Esta campaña nos ha demostrado que cuando nos unimos y trabajamos de manera transnacional mano a mano con otros grupos, tenemos mucho más poder que cuando actuamos solos. Somos más fuertes y estamos más preparados que nunca. ¡La lucha no acaba aquí!

https://www.wemove.eu/es/campañas

Los grupos municipales se adhieren a la Asamblea Ciudadana contra la Fractura Hidráulica para rechazar que se utilice esta técnica en la localidad

Cieza une a vecinos y partidos contra el fracking.

El Ayuntamiento de Cieza se ha posicionado en contra del fracking, una técnica capaz de sustraer gas del subsuelo por medio del bombardeo y la roturación subterránea. Sus numerosos inconvenientes, entre ellos la contaminación de los pozos de agua o la posibilidad de que se produzcan movimientos sísmicos, han unido a todos los grupos municipales a instancias de la Asamblea Ciudadana contra la Fractura Hidráulica, que hace unos días celebró una reunión.

Un momento de la reunión de la plataforma contra el fracking.
En: laopiniondemurcia.es

El concejal de Medio Ambiente, Antonio Moya, insistió en que la posición del gobierno municipal y en particular del PSOE, «no puede ser otra que el rechazo total a esta técnica. Es una prioridad y así está recogida en el programa electoral del Partido Socialista». Recordó que el Pleno del Ayuntamiento de Cieza se reafirmó el pasado 21 de diciembre su posición contra el fracking con una declaración institucional que expresaba la voluntad de declarar su territorio libre de esta actividad.

Moya se refirió también a la propuesta de la Asamblea Regional en la que se votaba una iniciativa para declarar a la Región territorio libre de fracking, lo que a su juicio, «supuso un impulso muy importante en la lucha contra el uso de la fractura hidráulica». Sin embargo, la citada declaración no tendrá el mismo valor jurídico hasta que no haya normas o actos administrativos que materialicen su contenido.

20 años predicando en el desierto y de repente, Samanta Villar pone contra las cuerdas al aceite de palma.

Samanta Villar pone contra las cuerdas al asesino aceite de palma

No hay mal que por bien no venga.

En: 20minutos.es
  • Llevamos 20 años denunciando el disparate del consumo generalizado, global, terrorífico del aceite de palma, malo para la salud y una tragedia para el medio ambiente.
  • 20 años denunciando el peligro de alimentarnos a base de unas grasas saturadas que, como explica maravillosamente bien mi compañera bloguera Boticaria García, su consumo en exceso se asocia a la aparición de graves enfermedades y al aumento del colesterol malo o LDL.
  • 20 años denunciando la deforestación de cientos de miles de hectáreas de intocables selvas tropicales de Asia, África y América, la extinción de seguramente también cientos de especies de animales y plantas únicos en el planeta, el aniquilamiento de seres tan maravillosas (y evolutivamente cercanos) como los orangutanes, la contaminación con pesticidas, incendios gigantescos, apertura de carreteras, desecación de turberas.
  • 20 años denunciando la explotación infantil, los sueldos miserables, la violación de derechos humanos, las condiciones de trabajo tercermundistas a las que se ven sometidos los operarios más básicos de esta innoble agricultura industrial que, cual Godzilla destructor, se lleva por delante ecosistemas y culturas enteras.
  • 20 años denunciando las mentiras de una industria alimentaria, hostelera, farmacéutica, cosmética empeñada en mejorar sus magros beneficios empresariales a costa de colarnos sin avisar esa maldita grasa asesina; obligándonos a perder tiempo y vista en investigar cual policías de la Científica las etiquetas de todo lo que compramos tratando de elegir algo que no lleve aceite de palma o cualquiera de sus muchos derivados.

20 años predicando en el desierto y de repente un breve texto de 140 caracteres acaba de lograr lo inimaginable. Poner contra las cuerdas a la asesina grasa de palma en España.

Incluyo aquí el tuit salvador publicado por la periodista Samanta Villar el pasado 17 de febrero, en inteligente respuesta a un provocador tuit de la empresa de alimentación infantil Hero donde se cuestionaba su idoneidad como madre:

El tema se hizo viral en segundos. ¿Grasa de palma en la leche infantil y las papillas? ¿Qué les estamos dando de comer a nuestros hijos?

Pues sí amigos. Nos meten grasa de palma hasta en la sopa, especialmente en las sopas de sobre, toda la bollería industrial, los pasteles y helados, las pizzas, las fritangas de bares y restaurantes, las galletas, los tortellini, canelones y lasañas, salsas, nachos y burritos, latas de conserva, el concentrado de carne añadido a los mil y un platos de los comedores, las patatas fritas, palitos de pescado, rebozados varios, chocolates de todo tipo y condición incluidas las nocillas y nutellas, los caramelos, donuts, ferreros y hasta los cereales del desayuno. Pero también las velas perfumadas, la pasta de dientes, la crema de noche, el jabón de tocador, el champú, las pinturas, los detergentes o el betún de los zapatos. Y muchas de las medicinas, pomadas y cremas que compramos en la farmacia con receta médica cuál bálsamos de Fierabrás.

El monstruo de los mil nombres

Pues sí amigos. Todo es grasa de palma, ese producto omnipresente e invisible. La grasa más utilizada y barata del mundo, transmutada en infinidad de nombres para dificultar nuestras pesquisas como consumidores concienciados.

¿Te parezco un exagerado? Según la web Carro de combate, la grasa de palma utiliza toda esta larga serie de nombres de guerra para engañarnos con el etiquetado:

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste
  • Sodium Palmitate
  • Estearina de palma (Palm stearin)
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma
  • Elaeis guineensis (nombre científico de la palma aceitera)

¿Te sigo pareciendo un exagerado?

No hablemos de los efectos perniciosos para la salud, que para eso ya tenemos a expertos como Boticaria García o Juan Revenga. No voy a entrar en si es cancerígeno o una bomba de colesterol. Hablemos de medio ambiente.

Le pregunto directamente a Miguel Ángel Soto, responsable de bosques en Greenpeace España. ¿Tan nocivo es el cultivo de palma aceitera para el medio ambiente? “Sin duda”, ratifica. Y me pone el ejemplo de Indonesia, su principal productor mundial y por lo mismo el país con la mayor tasa de deforestación del planeta.

Además, remarca Soto, Indonesia está en el ránking de las naciones que más gases de efecto invernadero emiten. Pero también me advierte de que esta destrucción se ha globalizado.

“El problema se ha generalizado a todos los países tropicales de Asia, África y América del Sur, de tal manera que ya no podemos hablar de unas pocas empresas multinacionales en unas zonas concretas; es un grave problema global que va a más, pues cada vez consumimos más estas grasas en todo el planeta”.

Destrucción de selvas y estómagos

Me lo confirma vía WhatsApp mi querido amigo Juanjo Ramos, de Birding Canarias, quien lleva más de un mes recorriendo las islas de Java y Borneo.

 

Cambio de tercio y le pregunto a Jose, un amigo pastelero de Burgos, ecologista para más señas. ¿Por qué se usa tanto en pastelería la grasa de palma? “Es la mejor y la más barata”, justifica. “Con las masas y hojaldres consigues que aguanten crujientes aunque haga mucho calor.

La alternativa sería utilizar mantequilla o mantecas animales, pero la primera opción es muy cara y la segunda tiene muy mala fama”.

Decido amargarle la mañana mostrándole en el móvil la campaña de Greenpeace para tratar que Nestlé deje de usar grasas de palma en sus chocolates.

Me paso luego por el bar de Manolo [nombre figurado], famoso por sus dominicales tapas de rabas:

—¿Qué aceite usas en la freidora?

—”El de cocina”,— responde rápido.

—Ya, pero ¿qué aceite usas en concreto, girasol, soja?

No tiene ni idea. Me saca la lata, adornada con una etiqueta donde se ve a un sonriente cocinero. Leemos juntos la descripción del producto:

“Aceite de alto rendimiento para freir 100% vegetal. No produce humo, no mezcla sabores y crea fritos crujientes. Ingredientes: aceite y grasa de palma”.

Tenemos que reconocerlo. En esto de alimentación saludable hemos metido la pata hasta los corvejones. Abandonamos las mantecas de cerdo por ser grasas saturadas. Nos lanzamos al “grasas vegetales 100%” y ahí nos la colaron. Gracias al Reglamento Europeo 1169/2011 Sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, ahora hay que especificar qué tipo de grasas vegetales son esas, si aceite de oliva, girasol, maíz, colza, palma o mezclas varias, pero les da lo mismo. Seguimos consumiendo sin saberlo toneladas de indigestas grasas de sangre.

Un aceite insostenible

Por suerte estamos cambiando. La palma empieza a ser la bicha que nadie quiere. Las empresas de alimentación y hasta algunos restaurantes comienzan a sacar pecho anunciando su renuncia a estas grasas malvadas. Gobiernos como Indonesia están empezando a poner trabas a la destrucción de sus bosques y turberas. Y las certificaciones de sostenibilidad han dejado de ser un carnet tipo socio club de fútbol como el de la poco creíble RSPO (Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible), donde te apuntas, te dan el sello y sigues haciendo lo que más te gusta, destruir selvas.

El último ladrillazo en la cabeza se lo han llevado estas empresas donde más les duele, en el bolsillo. Porque hasta para destruir el planeta hace falta la financiación de los bancos. Algunos tan importantes como el BSCH han empezado a cerrarles el grifo, presionados por las críticas de sus clientes.

Así que, volviendo al principio de este post, gracias Samanta Villar por dar visibilidad al asesino grasiento de seres humanos y planeta. Y gracias por supuesto a Hero Alimentación por querer morir matando defendiendo lo indefendible. Nunca 140 caracteres consiguieron tanto.

Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé las empresas que más contaminan al planeta

Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé las empresas que más contaminan al planeta
ecoportal.net

Los diez grandes gigantes de la industria alimentaria emiten juntos una cantidad de gases de efecto invernadero mayor que la mayoría de países del mundo, según denunció este lunes la organización Oxfam en un informe en el que pide a estas empresas un mayor compromiso para reducir su impacto ambiental.

La organización asegura que las emisiones combinadas de Associated British Foods, Coca-Cola, Danone, General Mills, Kellogg, Mars, Mondelez International, Nestlé, PespiCo y Unilever totalizan 263,7 millones anuales de toneladas de gases causantes del efecto invernadero, cifra equivalente a las del vigésimo quinto Estado más contaminante del mundo y superan a las de Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos.

Negligencia ante las emisiones agrícolas

Juntas, las “10 Grandes” emiten 263,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero; más que Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos. Las emisiones derivadas de sus actividades ascienden a 29,8 millones de toneladas. Del total de las emisiones, aproximadamente la mitad proceden de la producción de materiales agrícolas en sus cadenas de suministro. No obstante, los objetivos de reducción fijados por las empresas no incluyen estas emisiones. Así, Oxfam considera que las empresas están siendo especialmente negligentes en relación a las emisiones agrícolas.
El cambio climático contribuye a alterar los patrones meteorológicos, así como al incremento de las tormentas, las inundaciones y las sequías. Esto afecta negativamente a las reservas de alimentos, provocando un aumento de sus precios y generando más hambre y pobreza. Especialistas en la materia predicen que para el año 2050, 50 millones de personas más padecerán hambre a causa del cambio climático.

El cambio climático y su relación con el aumento del precio de los alimentos

Algunas de las “10 Grandes” ya han admitido que el cambio climático les está perjudicando económicamente. Unilever ha señalado que pierde 415 millones de dólares anualmente, mientras General Mills ha afirmado que, sólo durante el primer trimestre de este año fiscal 2014, ha perdido 62 días de producción debido al empeoramiento de las condiciones climáticas extremas como consecuencia del cambio climático. Oxfam prevé que el precio de algunos de los principales productos de estas empresas, como Corn Flakes de Kellogg’s o Kix de General Mills, podrían dispararse hasta un 44% en los próximos 15 años debido a este fenómeno.
Oxfam señala que el sistema alimentario es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales y que éstas aumentan a medida que la demanda de alimentos incrementa. Especialistas apuntan a que si el mundo pretende evitar superar el umbral de calentamiento “de seguridad” de 2ºC, para el año 2050 las emisiones derivadas de las actividades agrícola y forestal deben reducirse a 0 y, de hecho, convertirse en un “sumidero de carbono” para así eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera. Sin embargo, la tendencia general es la contraria.
“Muchos de los gigantes del sector de la alimentación y las bebidas simplemente cruzan los dedos esperando que el cambio climático no afecte al sistema alimentario y a que otros lo arreglen. Las ’10 Grandes’ generan más de mil millones de dólares cada día y tienen un gran poder para influenciar las cadenas agroalimentarias  globales. La industria debe hacer mucho más para conseguir erradicar el hambre en el mundo a la vez que transforman sus métodos de producción”, subraya la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima.
Unilever, Coca-Cola y Nestlé son relativamente más asertivas en sus políticas y medidas para luchar contra el cambio climático, aunque aún tienen mucho que mejorar.
Oxfam señala a Kellogg’s y General Mills como las dos peores empresas en materia de cambio climático y emplaza a que lideren al sector hacia unas políticas y prácticas más responsables. Oxfam sugiere que podrían hacer públicos los datos acerca de sus emisiones agrícolas y los nombres de sus proveedores más contaminantes, establecer objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro y hacer un llamamiento a empresas y Gobiernos a hacer frente a la crisis climática.
La investigación de Oxfam concluye que:

  • Todas las “10 Grandes” reconocen la necesidad de reducir las emisiones agrícolas indirectas en sus cadenas de suministro y siete de ellas miden y publican sus emisiones anualmente a través del proyecto Carbon Disclosure Project (excepto Kellogg’s, General Mills y Associated British Foods);
  • Sólo Unilever y Coca-Cola han fijado objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro, pero ninguna de las diez se ha comprometido claramente a reducir sus emisiones agrícolas conforme a objetivos específicos.
  • Ninguna de las “10 Grandes” obliga a sus proveedores a establecer objetivos de reducción de emisiones.
  • Las diez principales empresas de alimentación y bebidas han establecido objetivos para reducir las emisiones derivadas de sus actividades, pero a menudo estos objetivos carecen de base científica y no reflejan la contribución real de estas empresas al problema.
  • Varias de estas diez empresas se han comprometido a acabar con la deforestación en sus cadenas de suministro de aceite de palma en un plazo de tiempo muy ambicioso, pero sólo Mars y Nestlé han ampliado estas medidas a otras materias primas que también provocan deforestación y el cambio del uso del suelo.
  • Una empresa indonesia que vende aceite de palma a Cargill, proveedor de Kellogg’s, General Mills y otros gigantes de la industria agroalimentaria, está presuntamente involucrada en una quema de terrenos forestales para producir aceite de palma que originó un importante incendio que, por sí sólo, provocó la emisión de tantos gases de efecto invernadero como los que emiten 10,3 millones de coches en un año.
  • A excepción de Unilever, Coca-Cola y Mars, los gigantes de la industria de alimentación y bebidas no están tomando medidas suficientes para urgir públicamente a Gobiernos y empresas que hagan más para luchar contra el cambio climático como, por ejemplo, oponerse a posturas perjudiciales o incorrectas que las asociaciones que les representan asumen.

“La industria agroalimentaria tiene el imperativo moral y la responsabilidad empresarial de incrementar de manera significativa sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático”, afirma Byanyima. “Las ’10 Grandes’ no están utilizando todo su poder de forma responsable y sufrirán las consecuencias. Kellogg’s y General Mills, en especial, no están asumiendo sus responsabilidades. Estas empresas debería liderar la lucha para evitar que, como consecuencia del cambio climático, más personas sean víctimas del hambre. Es hora de que dejen de estar de brazos cruzados.

Información complementaria

PepsiCo Reino Unido se ha comprometido a reducir las emisiones procedentes de sus cadenas de suministro agrícolas en un 50% en cinco años. Si las “10 Grandes” replicasen esta medida, para el año 2020 emitirían, aproximadamente, 80 millones de toneladas menos de las que emitirán si no modifican sus políticas.

Ecoportal.net

Información: EFE y Oxfam

Susana Díaz ha estado “callada” frente al CETA.

El coordinador general y portavoz parlamentario de IULV-CA, Antonio Maíllo, ha criticado este miércoles que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, haya estado “callada” ante el tratado bilateral de libre comercio suscrito entre la Unión Europea y Canadá (CETA) y ratificado la semana pasada por el Parlamento europeo, pese a que va a suponer la “ruina de explotaciones agrícolas y ganaderas” de Andalucía.

SusiCETA
SusiCETA en: lavanguardia.com

Así lo ha señalado en una rueda de prensa en el Parlamento andaluz junto a la eurodiputada de IU Marina Albiol, en la que Maíllo ha anunciado que su formación ha registrado una solicitud de comparecencia del Consejo de Gobierno ante el Pleno del Parlamento para que informe de las consecuencias del CETA, que supone una “amenaza durísima” para la agricultura y la ganadería andaluza.

Además, ha informado de la presentación de una moción en los ayuntamientos para que desde los consistorios se rechace dicho tratado “así como el resto de tratados de libre comercio que la UE está negociando ahora mismo con el TTIP y el TISA”, y una ronda de reuniones con organizaciones agrarias y ganaderas de Andalucía para explicar las consecuencias del CETA en la comunidad autónoma.

Maíllo ha insistido en que el CETA supone “un objetivo perjuicio” para la agricultura y ganadería andaluzas, y con él “se procede a la desprotección de las denominaciones de origen y a la desregulación de mercados”, de forma que también “el sector del vino está directamente amenazado de muerte”.

Respecto al sector agrícola, ha subrayado que con este tratado “tiene que competir con explotaciones agroindustriales de unas dimensiones parecidas a las de Estados Unidos”, y, de hecho, “la propia Comisión Europea reconoce que el CETA va a provocar un perjuicio objetivo en el sector agrícola y ganadero, aunque ellos (la Comisión) esperan una compensación de beneficios en otros sectores”.

Maíllo ha criticado que siendo el sector agrícola el “más importante” de actividad para Andalucía, el Gobierno de la Junta haya estado “callado, mirando para otro lado”, y con una presidenta, Susana Díaz, “de opereta, que solo le interesa hablar de Andalucía para confrontar artificialmente con el Gobierno central en función de sus intereses tácticos y personales a corto plazo”. “Susana Díaz ha estado callada ante un tratado que va a suponer la ruina de explotaciones agrícolas y ganaderas”, ha lamentado.

Por su parte, la eurodiputada Marina Albiol ha remarcado que el CETA se ha aprobado en el Parlamento europeo “a pesar de todas las movilizaciones de los últimos meses” registradas contra el mismo y de los “más de tres millones de firmas que se recogieron” en rechazo de dicho tratado, y también del TTIP y el TISA, con los que forma esa “triada de tratados que en realidad no son tratados comerciales, sino que van mucho más allá de eso” y “van a alterar nuestras normativas y a afectar a nuestros derechos laborales, servicios públicos y al medio ambiente”.

Ha argumentado que el grupo de la Izquierda europea en el que se integra IU votó en el Europarlamento en contra del CETA “por la forma como se ha negociado, con oscurantismo y mucha falta de transparencia”, y “sobre todo por el fondo, por los objetivos que persigue”.

Albiol ha opinado que el tratado “se ha hecho a medida de las multinacionales” y tiene como “objetivo oculto el de impedir que se puedan hacer políticas de izquierda aunque la izquierda gane en las urnas”.

Ha advertido contra el intento de “armonizar normativas de Canadá y la UE” que contempla el tratado y sobre los “tribunales de arbitraje” que incluye, “en los que una multinacional puede demandar a un Estado, a una comunidad autónoma o a un ayuntamiento por una legislación que le perjudique en sus beneficios y exigir indemnizaciones”.

ANDALUCÍA, ENTRE LOS TERRITORIOS “MÁS AFECTADOS”

Albiol ha coincidido con Maíllo en que aunque “el CETA va a afectar a todos los ciudadanos de la UE y de Canadá, a todos los territorios y sectores, Andalucía va a ser uno de los más afectados de toda Europa por el peso que tienen aquí la agricultura y la ganadería”, porque “habrá que competir con un modelo agrícola y ganadero absolutamente diferente, donde son las grandes multinacionales las que controlan todo el proceso”, así como va a “afectar muchísimo a los servicios públicos”.

Igualmente, Albiol ha querido remarcar que el CETA ha contado como “cómplices” con los grupos del Parlamento europeo que lo han aprobado, entre los que, según ha criticado, se han situado “todos los socialistas españoles”, que “votaron en bloque”, a diferencia de otros socialdemócratas europeos que se opusieron al tratado, según ha señalado la representante de IU, que por ello ha acusado a los socialistas españoles de situarse “en el ala más de derecha de toda la socialdemocracia española”.

Con todo, la eurodiputada ha remarcado que aunque sus promotores “han decidido que se va a empezar a aplicar ya”, el CETA “no va a estar aprobado definitivamente hasta que no lo aprueben cada uno de los Estados miembros” de la UE, y en ese proceso desde IU van a “exigir que haya un referéndum” para que “todos podamos votar sobre si queremos o no el CETA”. “Con un tratado de estas características que afecta a tantos sectores tenemos que tener voz y voto todos” y “las diferentes comunidades autónomas deberían poder poner sus posiciones encima de la mesa”, ha concluido Albiol.

En esa línea, en el modelo de moción que IU piensa llevar a los ayuntamientos en relación al CETA se pide que cada consistorio acuerde rechazar “completamente el CETA, así como el resto de tratados del libre comercio que la UE está negociando ahora mismo como el TTIP y el TiSA”.

Además, IU quiere que los ayuntamientos acuerden instar “al Gobierno del Estado español que la ratificación del CETA en el Estado español sea mediante un referéndum en el que participe toda la ciudadanía, no sólo mediante un decreto del Gobierno o de una votación en el Congreso de los Diputados”.

Donald Trump le ha declarado la guerra al planeta Tierra.

Está aprobando oleoductos, promoviendo minas de carbón, y los expertos dicen que tiene lista una orden ejecutiva para sacar a EE.UU. del acuerdo por el clima de París, el cual es nuestra mejor oportunidad de alcanzar un futuro limpio y seguro.

 

avaaz.org

Está aprobando oleoductos, promoviendo minas de carbón, y los expertos dicen que tiene lista una orden ejecutiva para sacar a EE.UU. del acuerdo por el clima de París, el cual es nuestra mejor oportunidad de alcanzar un futuro limpio y seguro.

 

Respecto al cambio climático, no podemos permitirnos meter la pata de esta forma. Nuestro clima es delicado e inestable — la última edad de hielo llegó en solo 6 meses. ¡No estamos hablando de tormentas o inundaciones, sino de un apocalipsis que pondría en peligro todo aquello que amamos! ESTO es lo que más miedo les da a los científicos sobre el cambio climático.

Pero tenemos un plan de batalla que neutralizaría los ataques de Trump si logramos llevarlo a buen término:

  • Trabajaremos con alcaldes y líderes locales en EE.UU. para cumplir colectivamente con los compromisos estadounidenses en París, incluso si Trump no lo hace.
  • Crearemos una campaña enorme para eliminar el billón de dólares que los contribuyentes pagan en subsidios a los grandes del petróleo y del carbón.
  • Lucharemos por la aprobación de leyes en los países donde se manufacturan más automóviles para que todos los de nueva fabricación sean eléctricos.
  • Conseguiremos que las principales compañías y empresas del mundo usen energías 100% limpias.

Si somos 40 mil los que donemos solamente lo que cuesta un café o una pizza en las próximas 24 horas, podremos arrancar con todo este plan y mucho más — y asegurarnos de que Trump no suponga el fin del planeta Tierra.

Contribuye para ayudar a la humanidad a ganar esta guerra por la supervivencia.
Con esperanza y respeto por todos los que forman parte de este increíble movimiento,
Danny, Ricken, Emma, Alice, Diego, Spyro y todo el equipo de Avaaz.